8 conversaciones sobre sexo que ninguna pareja debería abandonar

“Es mucho más importante ser uno mismo que cualquier otra cosa”Él dijo Virginia Woolf. Pues algo muy parecido sucede en el sexo. Hablar de sexo implica entrar terreno personal, lo que nos hace extremadamente vulnerables. Es cierto. Pero recuerda esto: ninguna pareja aprende del silencio o de fingir que no pasa nada. «Por mucho que dos personas se amen, Tu pareja no puede leer tu mente y tú no puedes leer la tuya«, Para explicar Silvia de BéjarEscritora y experta universitaria en sexualidad humana y educación sexual.

Dicen los expertos: La comunicación es la base de toda relación. ¿Obviamente no? Pero… ¿Y qué tan difícil es para nosotros a veces? Por eso, es importante que durante nuestras relaciones nos hagamos una serie de preguntas que irán saliendo a la luz con el tiempo.

Ese psicologo clínico Elena García-Vega nos dice que la comunicación asertiva es necesaria para abordar una conversación de esta naturaleza. A saber, «una sana comunicación basada en hablar de uno mismo pero respetando al otro». El objetivo es “seguir expresando mis necesidades y valores respetando los de ellos”.

He perdido el apetito sexual y no sé cómo hacerlo con mi pareja.

1. Frecuencia sexual

¿Por qué a la gente le importa si la frecuencia de sus relaciones sexuales está por encima del promedio o no? «Para mí está claro: la calidad es mejor que la cantidad», Sylvia de Bejar expuesta. Y añade que cuando esa pregunta resurja de sus cenizas, será un buen momento para hacerlo. evaluar si estamos satisfechos con la situación actualqué aspectos podemos mejorar y ponernos pequeñas metas para no perder la llama bajo las sábanas.

García Vega entiende que lo que realmente nos preocupa de la frecuencia sexual puede estar determinado por la culpa. Es decir, o uno quiere y el otro no; aunque también hay una tendencia (más bien un mito) a pensar así Si no hay sexo, la relación no funcionará.

Ese La frecuencia del coito puede crear un sinfín de conflictos. Por eso, señala que todos deben explicar cómo les afecta el tema y con qué necesitan sentirse cómodos y por qué. “Es obvio que si no hablas de eso, no puedes resolverlo y el abismo sigue creciendo”, concluye.

Getty Images 1001838382 2

2. Actitudes y prácticas sexuales

intentar Explora tu relación sugiriendo nuevas posiciones, explicando cuáles te gustan más y por qué, cómo obtienes más placer… “Sin embargo, todo depende también de la ideología o forma de entender el género de tu pareja. Si es más conservador, más modesto, más liberal, más abierto…», añade García Vega.

Ese Psicóloga y sexóloga María Jiménez sugiere hablar tras reunión: ¿Como estuvo? ¿Qué nos gustó? ¿Qué podemos mejorar? ¿Podemos probar algo nuevo la próxima vez?

3. Sexo en solitario

Sexo (entendido en cada una de sus variantes) es liberador, divertido y saludable (Y también tiene la bendición de la Organización Mundial de la Salud). Ese terapeutas sexuales también recomiendo su práctica y, como admite María Jiménez, es bueno que Ambos saben que es una práctica que son libres de usar.. Por lo tanto, ambos deben darse permiso mutuamente para tener relaciones sexuales a solas, incluso cuando la relación se fortalece.

Jiménez recomienda No inicies una conversación sexual a menos que tengas las ideas suficientemente claras.. Puede ser muy útil escribirlo o incluso practicar en voz alta cómo abordará la conversación.

Estar solo en casa durante la cuarentena no significa que no puedas tener orgasmos: 5 maravillosas técnicas de masturbación

4. Igualdad en la intimidad

García Vega lo explica perfectamente: “La mujer debe aceptar su derecho a disfrutar de lo mismo que el hombre, ella debe creer que es tan digna de placer como él. Si ve que el par no fluye, debe Usa un buen momento para comunicarte“.

«He conocido a muchas mujeres que no creen que valga la pena burlarse de ellas. También a muchos a quienes da cierta vergüenza o vacilación al decirle a su pareja cómo llegar al clímaxetcétera”, añade. Comunicarlo, ordenarlo, elegir un ambiente distendido, apto para degustar un vino…

una pareja desayunando en el piso

5. Tabúes y miedos

«En tu capacidad de darte permiso está la clave de todo»explica de Béjar. Es una cuestión de confianza. “La posibilidad de proponer un trío, sexo anal, juguetes eróticos o cualquier temática depende en gran medida de la confianza que se haya forjado y de los valores que cada uno tenga”, añade García Vega.

No inicie ese tema de conversación cuando esté cansado, enojado o tenso. eso también es importante tener tiempo para hablar en voz bajapara que no tengas que dejar la conversación a mitad de camino.

6. Fantasías

Las fantasías sexuales son buenas, no, geniales. De Béjar nos recuerda que en la mayoría de los casos sirve para compartirlos enriquecer la vida sexual de la parejaporque podemos emocionarnos junto con ellos o, por ejemplo, escenificar algunos, incluso implementarlos en la realidad.

¿Cómo los compartes? Por supuesto que tiene sus riesgos. Es posible que a él no le guste lo que te excita, causando celos y/o inseguridad. ¿Y cómo será el…

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.