Tomar medidas para poner fin a esta situación.

Comentarios inapropiados, exoneraciones, ostracismo, bromas duras…

A veces él mobbing empieza sutil y paulatinamente, pero cuando eres consciente de que estás sufriendo una situación de acoso laboral tienes herramientas a su disposición para informar y detener esto. Hablamos con los expertos para que nos aconsejen hacer en estas situaciones.


¿Qué es el acoso laboral y qué no lo es?

Primero, Ana, una asistente administrativa de 34 años, Yo no sabía de lo que pasó Ni siquiera se le había ocurrido la palabra «acoso laboral». Pero era cierto que cada día le resultaba más difícil ir a trabajar y era como si una nube negra se hubiera posado en su rinconcito al fondo de la oficina, el último asiento que le habían asignado.

Todo comenzó con pequeños favores que le exigió su jefe de línea. Consiguiendo algunas cositas de la tintorería, cuidando algo de la familia de su jefe… Luego una serie de comentarios desafortunados sobre su aspecto y, sobre todo, sobre su relación con los creativos de la agencia para la que trabajaba: “Tú no eres de su tamaño, no trates de jugar bien con ellos».

La escalada fue más y más hasta que Ana se dio cuenta de lo que realmente estaba pasando: su jefe le dio tareas que a veces eran atípicas para su trabajo, tareas humillantes y también hizo todo tipo de comentarios despectivos sobre su edad, si la tenía, su forma de vestir y sus habilidades como empleada. Antes de darse cuenta, había sufrido varios ataques de ansiedad en el camino y había terminado en el médico.

Ese Acoso o intimidación en el lugar de trabajo No siempre es fácil de identificar, ni existe una única forma de padecerlo. Son todas aquellas acciones que tienen como resultado un perjuicio para la salud, la reputación o las capacidades del trabajador en el lugar de trabajo.

Otros ejemplos pueden incluir cargarlo con tareas y luego descalificarlo como discapacitado, chantajear al empleado con herramientas como transferencias forzadas, burlas y bromas maliciosas, sacarlo del trabajo por completo para que no tenga nada que hacer en todo el día o incluso durante el día. tener casos más extremos, amenazarlo e intimidarlo verbal o físicamente.

Y, por supuesto, las empresas deben estar dispuestas a ceder en tales situaciones. una respuesta eficaz y contundente.

como nos dices Cura Miralles, directora corporativa de RRHH del Grupo Peñarroya y pionera en protocolos contra el acoso laboral: “Tengo un protocolo desde 2010 que ha hecho un trabajo un poco pionero en este tema desde que se promulgó la Ley de Igualdad hace tan solo unos años, y es denominado Procedimiento contra el acoso escolar, el mobbing y contra el acoso sexual. Y es un protocolo que está en manos de la web interna de mis empleados y todos lo saben perfectamente, se les da esta herramienta cuando entran a la empresa y saben qué hacer cuando se les ocurre un caso sexual que confrontar. acoso o intimidación. No solo lo tenemos completamente montado, sino que lo tenemos auditado por AENOR, lo que da garantías de que el proceso funciona”, aclara.

Sonia R MurielResponsable de Recursos Humanos de Puleva y autora de un blog especializado en RRHH, también cree que el entorno laboral debe ser un lugar saludable para fomentar el desarrollo del talento interno, permitir una mayor productividad y un buen clima, y ​​para ello es necesario tener una estructura de gobierno coherente y firme en el tolerancia cero contra conductas que atenten contra la dignidad de la persona, su seguridad o su salud.

Acoso alternativo de mago2

Pero también hay que tener claro lo que no es una molestia. Como explica Sonia, es muy importante que sepamos diferenciar entre un conflicto interpersonal temporal y un conflicto que se produce en un momento concreto (a menudo en las relaciones interpersonales) de acoso psicológico o sexual.

“El acoso psicológico o bullying es aquel acoso sistemático y persistente con el tiempo en el lugar de trabajo y va mucho más allá de los límites de los conflictos interpersonales ordinarios, ya que puede causar graves daños a la salud», nos dice.

Hb Spacey se ríe1

Remedios Miralles siempre va de eso una situación complicadadepende de circunstancias personales y subjetivas y no hay nada que puedas aprovechar la ley 100%. Todo es vago y hay que analizar cada caso individualmente porque siempre está en juego la ética, la inteligencia emocional y las circunstancias de cada persona. Y según este experto en RRHH, esto ayuda a distinguir lo que es una queja real de una queja inventada.

Qué hacer paso a paso si sufres bullying

“Toda empresa tiene la obligación de velar por la seguridad y la salud de las personas que trabajan en ella”, explica Sonia R. Muriel. “En materia de acoso, la obligación de proteger al trabajador del acoso tiene una triple perspectiva: preventiva, proactiva y reactiva”.

Así que, como nos cuenta este profesional de RRHH, PRL, o una combinación de ambos, la…

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.